3.12.2009

No-Man y Schoolyard Ghosts: pop sofisticado para ser un feliz amargado

En ocasiones me solazo con músicas oscuras. Sobre todo cuando me invaden los quebrantos y las tribulaciones, que son las más de las veces; o cuando el desaliento me deja chafado en la penumbra, holgando en los tenebrosos ángulos de la mente.

Lo que me pasa con el rock sombrío es cosa de chalaos. Y es que a mí me pone. Sí, me alboroza, hace que me sienta jaranero y hasta dichoso de estar tan amargado. Lo que de verdad me da repelús es la música mema de las radiofórmulas y de las franquicias de moda, la de los coches tuneados con las vomiteras de sus amplificadores, la de las verbenas con farolitos, la de las casetas de olé y rebujito.

Ah, qué mayor placer que escuchar a otro agonías de la vida, que saber que hay otro pelagatos más llorón que tú... Los chicos de No-Man, sin ir más lejos, son de esos coleguitas tan entrañables: el dúo compuesto por Steven Wilson y Tim Bowness aporta algunas de esas sensaciones tan necesarias para el equilibrio del espíritu, pero con un barniz de pop sofisticado que me está de rechupete.



Su último trabajo, Schoolyard ghosts, es un disco algodonoso. De timbres tersos, de composiciones que nos hacen mirar las cosas en un confortable blanco y negro, mientras nos envuelve la refrescante sensación de un chaparrón de otoño. La cuidada producción parece sumergir en arroyos cristalinos a estas secciones de viento, a las cuerdas narcóticas, a la tenue percusión, a los teclados que flirtean con la música incidental, a la sedosa voz de Bowness.

"Pastelón habemus", pensarán los más... Bien pudiera ser. Pero, al menos yo, seguiré pasándomelo teta con las emociones que trasmite este cd, jugando con los fantasmas de aquellos recreos infantiles, con las sombras perdidas de la niñez, en las tardes grises de aulas de invierno a las que jamás regresaremos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que tus articulos son una especie de expresion de algo que mis palabras muchas veces no pueden reflejar. Ya desde el titulo me dije: Blogs como este no hay muchos. Solo espero que nunca pienses en dejar esto y sigas regodeandonos con esa vision tan particular de las cosas que, a veces, pocos saben apreciar o no se dan cuenta.

Corto Maltes dijo...

Perdon , el anonimo soy yo

Santos G. Monroy dijo...

Que me sacas los coloreeees Corto!!! Gracias amigo!

Isabel Romana dijo...

Es curiosa esa combinación de ánimo sombrío/música sombría que deviene en ganas de vivir y saltar y regocijarse... Tienes mucha suerte, porque a otras personas la música sombría les hunde aún más. Misterios de la personalidad. Besitos, guapo.