11.25.2009

Katatonia en la España de la caña gañana

Es lo que tiene España: la Ñ como cicatriz de su autocomplacencia, como un sablazo de nuestra propia ignorancia. Orgullosos estamos de la caña de España. La calaña de España. Las legañas de España. Apañada está España.

El deplorable espectáculo ofrecido por la horda de impacientes fans que, ante la perspectiva de disfrutar con sus admirados Mago de Oz, abuchearon en Fuenlabrada (Madrid) a la prestigiosa agrupación metal Katatonia es el reflejo de nuestra intransigente incultura. El episodio es, en efecto, banal, pero turbador en tanto que reproduce de manera siniestra los patrones de nuestro comportamiento político y social.

País de eñes. De alimañas culturales, gañanes y carroñerismo político. Terruño emponzoñado de gestión desmañada. Miramos las musarañas sin levantar cabeza, con las legañas de una crisis enmarañada en puñaladas. Nos desgañitamos haciendo la puñeta con añejas disputas, enseñando los muñones de una educación ñoña y de una democracia que añora la moña. Es la esencia de un país de coña que invoca de continuo al coño. Pero qué coño: arrebaña morena, arrebaña con saña y siembra cizaña. La eñe como seña de identidad de engaños y ensañamientos, de niñatos y señoritingos.

Los muchachos de Katatonia abandonaron España con un resoplido de alivio incrédulo. Afortunadamente nos dejan su último trabajo, Night is the new day, que se disfruta mejor en la penumbra de la soledad: un disco de milimétrica ejecución y refinada tensión, una mezcla de estilos de pulso delicado y oscuro que evoca las leyendas nocturnas de los mares del Norte.

España, mientras, que siga con su caña. A punto de diñarla. Adormecida con patrañas. Toma castaña.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué crack!!! Embelesa su escritura ogia!!

Pequeño perdedor dijo...

Excelente sarcasmo para cfriticar nuestra desgraciada enfermedad cultural. No soy yo muy aficinado al Black Metal (de hecho, considero a los grupos que integraron el infame Inner Circle como una pandilla de deficientes mentales que se creyeron demasiado sus propias películas), pero cuando un grupo sube al escenario a dar lo mejor de sí, lo mínimo que le debemos es un respeto.

Y ya que el Ebro pasa por Pisuerga... ¿Katatonia teloneando a Magö? Eso es como poner a los Foo Fighters a telonear a Rammstein, en términos de emparejamientos musicales disparatados. Que no digo yo que no haya fans de ambos grupos a la vez, pero hasta a ellos le tiene que parecer extraño de cojones el emparejamiento.

Santos G. Monroy dijo...

Hola pequeño! Bueno, creo que a este grupo tampoco se le puede clasificar dentro del black metal, género que, no obstante, sí tiene cosas interesantes para mi gusto... Pero sí, aquellos del Inner Circle sí que estaban pasadísimos, jajaj.
De hecho considero a Katatonia, Opeth y Anathema como mi personal trinidad del metal, así a secas, ya que su estilo trasciende cualquier otra categoría y presentan matices muy ricos...
Respecto a los emparejamientos musicales: el evento al que aludo se trataba de un minifestival con motivo de las fiestas del pueblo, en el actuaron también Breed 77 y Jorge Salan. Y todos gratis. Sí, son grupos antagónicos, pero vamos, tampoco es tan raro que en citas de este tipo se reúnan bandas totalmente diferentes. Lo importante es que el público sea respetuoso con ellas... y consigo mismo.
¡Saludos!

Isabel Romana dijo...

No me he enterado de ese mal rollo. Pero me encanta la canción... Besos.