10.27.2008

El Aeropuerto de Ciudad Real sigue atrapado en su limbo

Ni la más inverosímil comedia del absurdo, ni la más delirante narración kafkiana, pueden darnos la medida de este demoledor despapucho, de esta sensación de irrealidad que hoy agarrota a muchos manchegos.
Los responsables del Aeropuerto de Ciudad Real, el primer aeropuerto privado de España, un proyecto que lleva una docena de años en el limbo de procesos administrativos, obras desquiciadas y laberintos medioambientales, iban a hacer realidad hoy, 27 de octubre de 2008, ese sueño desesperadamente acariciado.
Las grandes palabras ya estaban dichas. Trescientas personas habían sido contratadas. La prensa esperaba impaciente al ansiado día. La Musa de la Historia nos miraba, coqueta y expectante, con su pluma en la mano. La pista de aterrizaje, la torre de control, la terminal de pasajeros lucían gallardas y pizpiretas su insolente juventud en el vertiginoso horizonte del Campo de Calatrava. Los galladertes y las oriflamas, prestos a saludar al rugido de los motores. Las aerolíneas, anunciando sus vuelos a precios especiales. Y los pasajeros, luciendo, orgullosos, un billete con ínfulas de pieza de coleccionista.

Todo estaba, en fin, dispuesto y pergeñado, salvo un pequeño detalle que los responsables confiesan el día anterior a la inauguración del aeropuerto y del primer vuelo programado a Barcelona: que, mirusté por dónde, el proyecto no dispone de los permisos necesarios y licencias de vuelo que debe conceder el Ministerio de Fomento. Y que no se hagan mala sangre, pero que se quedan, de momento, sin aeropuerto, con dos palmos de narices y la risa tonta cascándoles en la boca, que no es moco de pavo en tiempos de crisis, oigan.
Este delirante episodio de hechos consumados, de falta de planificación o, simplemente, de vergüenza, da crédito a los rumores y filtraciones que estos años nos ponían sobre la pista de que el proyecto ha sido coordinado al borde del despropósito.
El infinito bucle de problemas medioambientales sin resolver (y los que te rondaré, morena), las quejas sobre la improvisación a pie de obra, los continuos cambios de denominación comercial, la falta de permisos, el reiterado incumplimiento de las numerosas fechas de apertura previstas, así como los rumores de ventas a terceros socios nunca aportaron confianza entre los ciudadanos mejor informados.

Pero la rocambolesca naturaleza de la historia no se queda en esto: el responsable del aeropuerto, el empresario de la construcción Juan Antonio León Triviño, tiene la salida de pie de banco de tildar de "barbaridad" la negativa de Fomento a dar el permiso, y el desvarío de preguntarse que qué tiene que hacer ahora la sociedad promotora con los 300 trabajadores recien contratados... Y en una cabriola enloquecedora, en una irracional paparruchada como jamás se ha visto en la historia del Periodismo, esos mismos medios de comunicación que se hacían de cruces y anunciaban brincos, zapatetas y cuchufletas para el día señalado, hoy muestran el más desconcertante silencio (al menos en las ediciones digitales) ante la noticia del siglo para esta triste provincia, atrapados en sus propios intereses empresariales, que no son otros que los de los amos del aeropuerto y de medio "cortijo" manchego.

¿Toda La Mancha está ocupada por el arribismo y la panderada? ¿Toda? No, un rincón habitado por irreductibles plumillas resiste, invicto, al invasor: http://ottoreuss.blogspot.com/

12 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Impresiona hasta qué punto llega la cara dura de estas personas. Y su confianza en que las autoridades se plieguen finalmente ante la política de hechos consumados. Y aún hay quien sigue con la cantinela de que lo privado es mejor que lo público así, por definición. Mira si no, cómo se esta privatizando la sanidad y la enseñanza en la comunidad valenciana y en la comunidad de Madrid. Impresiona no sólo saber en qué manos estamos, sino hasta qué punto nos está invadiendo la ceguera. Saludos cordiales.

Santos G. Monroy dijo...

Así es Isabel. Impresiona saber en qué manos estamos. Y,más allá del dilema público-privado, impresiona darse cuenta de la falta de reflejos de nuestra clase política, y de la delicadeza de algunos empresarios, a los que no les tiembla el pulso en jugar con las ilusiones de 300 trabajadores directos y de toda la provincia. ¡Besos!

Anónimo dijo...

Acabo de descubrir tu blog. Y no te imaginas que ilusión me hace haber encontrado un espacio donde leer buenos artículos. O, al menos, especialmente bien escritos. Ya tengo una nueva entrada en favoritos.

Felicidades.

Santos G. Monroy dijo...

Grazie, anonimete!

AltermundistaCR dijo...

La blogosfera se presenta como la única ventana a la verdad en la provincia.

Moni dijo...

Excelente, Santitos. Te mando un privado.

Anónimo dijo...

¿Pero cómo te atreves???? Que Dios se apiade de tu alma

Javier Monreal Malpesa dijo...

Yo también os he descubierto hace poco y os he añadido a favoritos.

Saludos

Anónimo dijo...

he leido con atención las pocas informaciones críticas sobre todo el chanchullo del aeropuerto. es triste como la mayoría de la gente se queda con la información sesgada de los promotores y politicastros que comen en su mano y como se apropian de las palabras "progreso", "futuro" y "desarrollo" sin la más mínima vergüenza. todos estos empresarios y políticos que van siempre con todas sus grandes palabras por delante que se jodan y prueben su propia medicina. esta gentuza ha intentado imponer un aeropuerto de hechos consumados...si algo ya está hecho no se puede ya dar marcha atrás... igual que se ha hecho en este pobre país miles de veces con urbanizaciones ilegales, pozos ilegales, vertidos ilegales, etc. y ahora cuando les sale mal la jugarreta encima se erigen en portavoces de toda la sociedad de esta zona y trapasan a otros sus negligencias e irresponsabilidades. señores destructores, prepotentes y ansiosos de dineros yo no quise su aeropuerto, ni lo quiero, ni lo querré. cada vez que pasaba por delante de esas obras demenciales se me caía la cara de vergüenza, de ver el campo destruido y la tierra removida por esas máquinas gigantes. ya se que la mayoría de las veces la gente como esa se ha salido con la suya y que probablemente acabarán haciéndolo a base de comprar voluntades. pero que sepan que ya se les ve el plumero más de lo que deseaban, que afortunadamente por aquí también hay gente que piensa y razona por sí mismo y que tiene otros criterios sobre lo que es "progresar". la pena es que en este país no haya conciencia, cultura y voluntad para acabar con casos como estos, de meter en la cárcel a toda esta chusma económica que van de "hombres de ley y orden" y se la saltan a su antojo, de que devuelvan todo lo que han robado, arreglen todo lo destrozado y pidan perdón. NO AL AEROPUERTO!!!!

Santos G. Monroy dijo...

Anónimo, estoy de acuerdo en algunos de tus argumentos, sobre todo en lo que atañe a la política de hechos consumados, pero también debo dejar claro que yo NO estoy en contra de la construcción del aeropuerto.
A mi juicio, el progreso material lleva implícitas algunas "concesiones" en otros ámbitos, y creo que este caso está justificado por la repercusión social del proyecto, al que sinceramente le deseo el mejor de los futuros.
Lo malo, como tú comentas, son ciertas actitudes de prepotencia frente a la Administración, y la falta de tacto que se ha tenido con los centenares de trabajadores enrolados en esta aventura, que demostraron desde el principio su confianza en los responsables del aeropuerto. ¡Saludos!

Anónimo dijo...

Hola Santos. Gracias a una amiga que fue a vivir a Ciudad Real me llegó un correo con informaciones sobre el aeropuerto de Ciudad Real en el que se incluía tu artículo, el de Carlos Otto que por lo visto le ha costado su puesto de trabajo, un artículo de El País, enlaces con Ecologistas en Acción. Leer todo esto ha sido por un lado motivo de tristeza, de ver como casi siempre pasa que los que manejan pasta y se arriman al poder se han ido saliendo con la suya y por otro lado motivo de pequeña y burlona alegría de ver como esta vez en el último momento se les jodía la fiesta. Durante estos años seguía siempre que salía algo las informaciones sobre el aeropuerto, los problemas con las obras, la oposición de Ecologistas en Acción, chanchullos varios para ir pasando recursos etc. Luego una temporada por mi trabajo pude ver de pasada las obras...y todo esto iba y venía y ya lo tenía casi olvidado cuando un día ví una noticia y una foto que decía algo así "el aeropuerto construye comederos y bebederos par a las aves" (era realmente cutre y daba vergüenza ajena) y luego un par de días antes de la inauguración oí una entrevista en la COPE al director del aeropuerto poniéndolo todo color de rosa y diciendo que al fin "el futuro y el progreso llegaba a Ciudad Real". Todo esto ha traído de nuevo a "mi" actualidad nuestro querido (por unos más que por otros) aeropuerto y de aquí ha surgido una idea. Aquí en Manzanares comparto con un grupo de amigos un local en el llevamos un año haciendo actividades culturales diferentes y libres: cineclub, fanzines, teatro, exposiciones, presentación de libros, lecturas, etc (puedes echar un vistazo a nuestro blog: lamiao.blogspot.com)Con todo esto, se me ocurrió la idea de montar un encuentro, charla, coloquio o como lo quieras llamar sobre el pasado, presente y futuro del aeropuerto, pero claro lejos de la versión oficial de promotores y políticos. De momento es una idea y espero proponerla al resto de mi gente y que les interese. He contactado con gente de Ecologistas en Acción y espero respuesta de Carlos Otto. Te lanzo la propuesta por si a tí te interesase participar y aportar tu opinión y conocimiento sobre el tema. Puedes contactar conmigo en mi correo: robertolovini@yahoo.es
Un saludo

Santos G. Monroy dijo...

Estimado robertolovini, perdona por la demora en la respuesta pero he estado de viaje. Te respondo en breve al correo privado.