11.25.2008

Colegio de Periodistas de Castilla-La Mancha: la amenaza del absurdo

La oleada de despidos de diversos informadores que hasta hace unas semanas desarrollaban su labor en Puertollano y Ciudad Real ha agitado las remansadas aguas periodísticas de la provincia. Los ceses, salpicados de irregularidades, han vuelto a evidenciar la precariedad laboral e indefensión del colectivo, y han reverdecido el anhelo de creación de un Colegio Profesional de Periodistas de ámbito regional.

Precisamente éste es el cometido que ahora ocupa y preocupa conjuntamente a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y a la Federación de Periodistas de Castilla-La Mancha (FAPCLM). El proyecto les honra. Pero no deja de ser inquietante la aparente indefinición en el planteamiento inicial, o la falta de información rigurosa sobre la marcha de un proceso muy complicado y con numerosas sombras legales.


De entrada, desengañémonos: la inexistencia de una Ley nacional de acceso a la profesión, por no hablar de los continuos gatillazos que está sufriendo la redacción y aprobación del Estatuto del Periodista (en parte por la actitud de la propia FAPE), vacía de contenido a cualquier colegio profesional que se quiera crear.

Dadas las actuales circunstancias, lo más lógico sería que las organizaciones existentes centren sus esfuerzos en lograr la obligatoriedad de la posesión del título de Periodismo, en virtud de una Ley reguladora y de un proceso previo de habilitación profesional, antes de emprender acciones para la creación de un colegio. Ni más ni menos que como se ha hecho en el resto de las profesiones más respetadas.

El caos reglamentario en este oficio (que reúne en las redacciones desde carteros hasta licenciados en Filología Hispánica, pasando por técnicos en Seguridad e Higiene en el Trabajo, por no hablar de los antoniodavides y demás famosetes) urge a establecer, primero, un marco normativo homogéneo; segundo, unos criterios objetivos de acceso basados en la titulación académica (sin excluir, hasta una fecha tope, a quienes puedan acreditar experiencia contrastada); y, tercero, la obligatoriedad de colegiación. Sólo así tendría sentido la creación de un colegio regional verdaderamente útil.

De hecho, y salvo tortuosas modificaciones legislativas, además de absurdo sería técnicamente imposible: el Artículo 11 de la Ley 10/1999, de 26 de mayo, de Creación de Colegios Profesionales de Castilla-La Mancha establece que “no podrá constituirse un nuevo Colegio Profesional respecto de aquellas profesiones o actividades profesionales cuyo ejercicio no esté legalmente condicionado a estar en posesión de una determinada titulación oficial”. ¿Cómo se superará este escollo?


La misma normativa obliga a presentar un Plan de Estudios de la Licenciatura de Periodismo en Castilla-La Mancha, aún inexistente. Que la portavoz del Gobierno regional, Isabel Rodríguez, hable de “pocos meses” para la culminación del proyecto del colegio profesional tras la última reunión con los representantes de la FAPCLM demuestra tanto su desconocimiento sobre el tema como sus ganas de regalar gratuitamente las orejas del gremio. Estas cosas llevan su tiempo. Se tardaría incluso años en ver realidad este ansiado sueño, si es que alguna vez conseguimos ponernos todos de acuerdo. Pero, en ese caso, la ilusión sí tendría cimientos sólidos.

Otra cuestión, aún más peliaguda: ¿existe realmente una intención de lograr que para el ejercicio del periodismo sea necesario estar en posesión del título habilitante? ¿Por qué se quiere crear una Facultad de Periodismo en Cuenca, si no se le otorga valor real a su titulación?

La confusión reglamentaria quizá impida, de momento, la constitución de una colegiación obligatoria, pero es que lo contrario no deja de ser una aberración, sea en Galicia o sea en Castilla-La Mancha. Hay que tomarse en serio de una vez por todas el concepto de Colegio Profesional, el concepto mismo de Periodismo. Optar únicamente por la opción de la voluntariedad, defendida desde algunos sectores de la FAPCLM, implica el peligro de la falacia, el enésimo fiasco: un simple cambio de nomenclatura de la actual Federación sin apenas trascendencia…, con la labor periodística convertida definitivamente en un camelo.

Los partidarios de la voluntariedad apuntan que ésta ha sido la fórmula elegida en el resto de los colegios creados en España, en sintonía con el “espíritu” de la Directiva Europea de Servicios, que en breve será aplicable en España. Pero debemos pensar que, en un principio, el libre acceso profesional no está reñido con la colegiación obligatoria (que debe entenderse como un derecho), ni, por supuesto, con el control y requisitos que los colegios profesionales establezcan para el acceso a la profesión, los cuales sí que pueden (y, en algunos casos, deben) modificarse, en concordancia con la nueva normativa europea.

Las asociaciones periodísticas deberían aprovechar los posibles resquicios legales que deje el futuro Proyecto de Transposición de la Directiva Europea de Servicios para luchar por una regulación del acceso a la actividad y por la obligatoriedad de colegiación. Atrevámonos a ser verdaderamente pioneros. Sólo así el periodista estará arropado por una corporación de derecho público con personalidad jurídica propia que sirva para la ordenación del ejercicio profesional, la lucha contra el intrusismo, o la defensa de la integridad del periodista y de la libertad de expresión.

Plantear una colegiación voluntaria denota poco respeto por este trabajo. ¿Los no colegiados podrían ejercer el periodismo en igualdad de condiciones con los colegiados, independientemente de sus estudios y de su experiencia? ¿Qué sentido tiene un colegio profesional impotente ante el intrusismo? ¿Qué control deontológico podría ejercer el Colegio sobre los periodistas no colegiados?


Desde la FAPCLM se está trabajando sobre los ejemplos de los Colegios Profesionales de Cataluña y Galicia, pero sin tener en cuenta, quizá, que el primero ha sido acusado en numerosas ocasiones de sectario y partidista, mientras que el segundo ha sufrido graves crisis de representatividad.

Confío en que los responsables de la FPCLM no crean que el asunto se solucione sólo con reuniones al más alto nivel político. Sin duda, el apoyo del Gobierno regional será importante para agilizar el proceso administrativo, pero no lo es menos el saber antes quiénes son los periodistas, y adónde quieren llegar. Y eso no lo puede hacer nadie por ellos, ni siquiera la sacrosanta Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Grande. Y comparto tu planteamiento. Pero ¿qué propones?. La única vía, quizás, sea obligar a las empresas a contratar colegiados. Y sólo admitir licenciados como miembros... Se me antoja harto complicado.

Santos G. Monroy dijo...

Claro que es complicado. Estamos hablando de un proceso de años, suponiendo que haya verdadera voluntad de arreglar las cosas y de vencer los intereses de los grandes grupos empresariales y de los lobbys de presión gangrenados en el seno de la FAPE.
Pero lo que propongo, y no yo sólo, sino muchos compañeros, es algo tan obvio como la regulación de la profesión como paso previo a la creación del colegio: que la FAPE se mueva para agilizar la aprobación del Estatuto del Periodista en el Congreso; y que se apruebe una Ley nacional, con su Real Decreto correspondiente, que regule el acceso a la profesión, que establezca qué formación o experiencia debe acreditarse para ejercer de forma legal el periodismo y que desarrolle un sistema de habilitaciones profesionales. Y, por añadidura, que equipare a los profesionales españoles con los de otros países europeos. Vamos, lo que se ha hecho en muchas otras profesiones. Lo más lógico sería intentar siquiera eso, antes de acometer la creación de un colegio profesional. Creo que sólo con eso habríamos dado un paso de gigante en el reconocimiento de la labor del periodista. ¡Saludos!

Carlos Felipe dijo...

He llegado a tu correo a través del azar. Me alegro por ello.
Soy paisano tuyo, por lo que he leído. Un manchego (albaceteño) que ha tenido que exiliarse en Madrid para poder estudiar Periodismo. Es lamentable que la Universidad de Castilla La Mancha no oferte estudios al respecto en pleno siglo XXI. Eso dice mucho de nuestro desarrollo y nuestra dejadez 'castellanomanchega'.

Sufro los nuevos planes de estudio en plena Facultad de Ciencias de la Desinformación (tengo varias entradas al respecto en mi blog).

La casa debemos empezarla desde los cimientos, no por el tejado. La profesión periodística lleva en 'vías de desarrollo' muchos años en nuestro país. Y así lucimos; con unos medios de comunicación cada día más lamentables y con unos 'profesionales' tipo Massiel (entrevistando a Carrillo).

Me quedan meses para licenciarme. Rabio por cambiar la situación y por equiparar ésta profesión con la dignidad que merece. Y que merecemos.

Cualquier 'pelagatos' puede ejercer nuestra profesión. Cualquiera puede ser periodista de pacotilla sin acreditar formación.

Comparto contigo muchas de tus ideas.
Encantado de encontrarte, 'paisano'. Esperemos que la situación cambie de una vez por todas. Y lo más importante: ¡ya¡
Un saludo

Santos G. Monroy dijo...

Carlos Felipe, siempre es un placer conocer a colegas paisanos con ilusión y ganas de cambiar las cosas. ¡No te desinfles ante las dificultades iniciales y sigue manteniendo ese espíritu! Acabo de echar un vistazo a tu blog (excelente, por cierto), lo que me ha servido para constatar que aún siguen igual las cosas en la Facultad de Ciencias de la Información... Estoy contigo: Ésa es otra. Harían falta miles de jóvenes como tú para cambiar las cosas en una institución con semejante tufillo decimonónico. ¡Quién sabe si algún día cambiarán las cosas! ¡Sea como sea, a segir en la brecha, compañero!

Rafael del Barco Carreras dijo...

II. JOSÉ MARTÍ GÓMEZ, Premio Nacional de Periodismo de Cataluña 2008,
LA VANGUARDIA, Y JAVIER DE LA ROSA.

Rafael del Barco Carreras

Abril 2009. Del libro “La Catalunya mes fosca” de Victor Saura, periodista catalanista de izquierdas, recién editado, releo traduciendo del catalán… “Los periodistas, y en general las personas, tenemos esta manía de creernos lo que leemos. Uno escribe una cosa porque una supuesta buena fuente se lo ha explicado (y los De la Rosa, Piqué Vidal, Estevill, Aguilera, Oubiña y compañía eran grandísimas fuentes para muchos periodistas encantados de tenerlos) y a partir de aquí el resto lo vamos repitiendo acríticamente, como si hubiéramos presenciado el crimen en directo. No he visto nunca a ningún periodista admitir un error así. Admitir que con un artículo inspirado por alguno que le parecía de confianza y que años después se ha comprobado que era un auténtico pirata malparido hundió la reputación de algún otro que posiblemente no tenía ninguna culpa”… y amplío mi escrito del 26-10-08, cuando a Martí Gómez le otorgan el gran galardón en el teatro Kursal de Manresa.

José Martí Gómez inició el linchamiento y juicio paralelo en el caso Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, 1980. Insisto, ni se le ocurrió hablar conmigo, ¿para qué? ¡yo no le pagaría tanto como De la Rosa! Durante 30 años me he preguntado cuánto. Ver las imágenes adjuntas en www.lagrancorrupcion.blogspot.com. Dice investigó, no investigó nada, porque la patraña es falsa. NO EXISTÍAN ESOS SUPUESTOS FINANCIEROS DE DUDOSA REPUTACIÓN, apenas unos socios menores de los varios con quienes Antonio de la Rosa realizaba sus negocios (preferencia y a dúo con su hijo Javier), y en cuanto a las señoritas, ese SAN ANTONIO, arrastraba una doble vida al igual que tantos otros de los adinerados y corrompidos franquistas.

Los De la Rosa le proporcionaron las claves del guión. La más rentable de sus novelas. Victor Saura confunde ERROR por CORRUPCIÓN. Hasta los jueces dictarán en la sentencia; dinero parte GASTADO EN VICIOS. Tengo 68 años (a estas alturas de la vida no debo justificarme ante nadie) jamás he tenido un VICIO (ni fumo) como demostraría el más profundo e imaginable examen médico, añadiendo de paso que nunca he estado enfermo con un solo día de cama, jamás una baja en mis trabajos o negocios, y demostrable en el expediente carcelario o en los archivos de todo el Sistema Sanitario. Por no tomar, ni aspirinas... la antítesis de Javier de la Rosa.

La portada y primera página de CAMBIO 16 del 18-11-79 inicia en la Prensa la consolidación del primer gran desfalco de los De la Rosa y su corte, o de quienes se añadirían al engaño, Serra, Maragall… la Prensa…abogados, jueces, policías…