2.11.2009

La Asociación de Periodistas de Ciudad Real condena el despido masivo de profesionales

La Asociación de Periodistas de Ciudad Real quiere expresar su más absoluta repulsa por la última decisión empresarial adoptada por los propietarios del diario El Día de Ciudad Real y que ha supuesto el despido fulminante de seis compañeros, alguno de ellos miembro de este colectivo, en lo que a primera vista consideramos un ERE encubierto por el volumen de despidos que se ha practicado.

Queremos poner de manifiesto que la reducción de plantilla en los medios de comunicación no puede ser la respuesta idónea ante la situación de crisis económica que vivimos. Más al contrario, desde la Asociación de Periodistas consideramos que sólo la mejora del producto, a través de la apuesta por profesionales cualificados y de la inversión de los beneficios obtenidos en anteriores etapas de bonanza económica, puede ser la fórmula válida para que los medios de comunicación de nuestra provincia puedan superar esta complicada situación, buscando alternativas de recursos económicos más allá de la cada vez más seca fuente de la publicidad institucional. Lo que redundaría, por otra parte, en una clara mejora del servicio social que deben cumplir todos los medios de comunicación.

La junta directiva de la Asociación de Periodistas, en nombre de todos sus asociados, quiere solidarizarse con los compañeros que han perdido su puesto de trabajo en los últimos meses tanto en El Día de Ciudad Real como en otros medios de comunicación de la provincia, y les abre la puerta para cualquier tipo de ayuda o asesoramiento legal que puedan solicitar.

Asimismo, nos solidarizamos con el resto de la plantilla que a partir de ahora tendrá que asumir una mayor carga de trabajo. En este sentido, no está de más indicar que la situación vuelve a poner de manifiesto la indefensión de un colectivo profesional como el de los periodistas, que acusa notablemente el trabajo en precario con contratos que en la mayoría de las ocasiones no se corresponden con la realidad del trabajo que realizan y con salarios muy por debajo de lo que corresponde a su cualificación. Asimismo, tenemos que mostrar nuestra repulsa a que el intrusismo laboral siga siendo el pan nuestro de cada día en las empresas del mundo de la comunicación poniendo de relieve la nula apuesta que los empresarios del sector hacen por contratar a gente con la preparación necesaria.

Por último, queremos llamar la atención de las diferentes administraciones que deben extremar la vigilancia ante los empresarios que denigran la labor del periodista. Por ello pedimos que mediten si las empresas que apuestan por el despido injustificado son merecedoras de la publicidad institucional.

Firmado: Junta Directiva de la Asociación de Periodistas de Ciudad Real.

Ignoro el contexto en que este comunicado ha sido redactado, o si hay "motivaciones ocultas" detrás de esa redacción, como se ha señalado en las excelentes páginas Modus Tolens o Miciudadreal. Personalmente, considero que el texto no sólo denuncia sin tapujos el ERE encubierto, sino que apunta a muchos de los males de la profesión. Esperemos que estos difíciles momentos sirvan, al menos, para abrir una nueva etapa más dura, crítica y reivindicativa con la estructura empresarial del periodismo, tanto en el ámbito individual (de cada uno en su propio trabajo) como colectivo (léase sindicatos y asociaciones de periodistas)

Por otra parte, este episodio ha vuelto a poner sobre el tapete el agrio debate sobre la idoneidad de la posesión de titulación para el ejercicio del periodismo. Partiendo de la base de que el mero hecho de no exigir titulación revienta el mercado laboral y va en detrimento tanto de los profesionales bisoños como de los veteranos, vuelvo a insistir en la necesidad de alcanzar una regulación del ejercicio de esta profesión, tal y como hice en su momento.

7 comentarios:

Corto Maltes dijo...

Creo que a regulación, por minima, generaría un poco de orden en un gremio que, a mi parecer, es vital para el buen funcionamiento social. Pero eso si, la regulación debe ser muy bien estudiada para que no se convierta en un medio de control para intereses que ya sabemos tiene el poder de inventar las leyes que les convienen.

Anónimo dijo...

Lo que habría que hacer es impedir que los ya muy poderosos metan las narices en los medios. Coño ya.
La mayor paradoja de los periodistos provinciales y/o provincianos es que denunciamos con pasión las reivindicaciones más nímias del mundo Dios y nos furrelamos en las calzonas a la hora de exigir mínimas mejoras fundamentales en nuestras "casas". Veanse con rigor las comillas que a mi mi Raquel me tiene a cuerpo de rey.
Por cierto soy Jorge que no me registro porque
A: no se
B: no se me da la gana.

Besos y abrazos en cantidades industriales al zamuzón y a su señora si la hubiere.

Anónimo dijo...

Por cierto, Santos (siempre pensé que el nombre te queda largo ya que no eres tanto ni tantos) que hemos de quedar para ya y hartizarnos de buena lager que veo que nace mi segundo retoño y no conoces al primero.
Y no me poses en las fotos con ese aire de juas-cómo-molo-aunque-quiero-parecer-que-no.

PD: no me vengas con un "sí, coño, copón ya, cómo semos, mañana mismo". Me dices una semana que te venga bien y a tomar viento.

Santos G. Monroy dijo...

Jjejejej, que me parto Jorgitirriiii!!!! Pues nada, te tendré que dar un toque esta semana que viene a ver cómo tienes esa agenda de pater familiae. ¡Pero que conste que a mi me viene bien cualquier día ehh, incluidos findes!!!
¡Y qué lanzado que estás cuyons! ¿Ya vais a caer en la tentación del segundo vástago???
¡Saludos, abrazos, besamanos y palmaditas a toda la unidad familiar ureñera, incluido al chiquitajo, al que te recuerdo que siiii conozco, tío despiste.

Ángel dijo...

Me quedo con dos frases pesimistas: "los escasos minutos de nuestras vidas en que somos verdaderamente felices" y "cambiar todo para que todo siga inalterado".

Santos G. Monroy dijo...

Juas!, Ángel, la cosa en la profesión está chunga, y esas frases le sientan que ni pintadas, pero creo que te has equivocado de post, jjajajaa. ¡Saludos!

Ángel dijo...

Te prometo que yo metí mi comentario en el Gatopardo, ¿por qué ha aparecido aquí? Es un misterio que sólo puede solucionar la Asociación de Periodistas de Ciudad Real.